logo-mini
Educación Virtual

El rol del docente y el alumno en la educación virtual

Comparte lo bueno, sé generoso

Hay una necesidad de introducir la tecnología para un proceso de enseñanza-aprendizaje mucho más efectivo en donde docentes y alumnos deben participar activamente.

Vivimos en una sociedad en donde la tecnología se ha colado en todos los ámbitos de nuestras vidas, existe ahora una nueva generación de  personas que literalmente han llegado al mundo con un dispositivo tecnológico en la mano, un smartphone, una tablet o una computadora. En el entorno educativo la realidad no es tan distinta, Martínez Hugo (2011) afirma que el mundo que rodea la escuela está cambiando y seguirá cambiando dramáticamente. Mientras las nuevas generaciones que logran tener acceso al mundo digital descubren nuevas formas de aprender que las cautivan y motivan, en las escuelas siguen vigentes los modelos enciclopédicos y unidireccionales de generación de conocimiento. (Seminario Internacional “La práctica pedagógica en entornos innovadores de aprendizaje”. Pag 115). Esto ha generado la necesidad de introducir la tecnología como herramienta para un proceso de enseñanza-aprendizaje mucho más efectivo y motivador, se han creado ahora entornos virtuales que sustituyen las tradicionales aulas de clase, modificando, sin lugar a dudas, el rol que han de cumplir tanto alumnos como profesores,  teniendo estos últimos, que adaptarse a los nuevos modelos de enseñanza.

Educación Virtual E-learning

El alumno es el protagonista

Los nuevos entornos de aprendizaje se enfocan en el alumno como protagonista del proceso de enseñanza-aprendizaje, y es el alumno quien debe tomar la responsabilidad de construir su propia representación del contenido y encontrar la utilidad o el sentido de este en su vida.  El estudiante debe ser capacitado en el uso de las herramientas tecnológicas con las que interactuará y ser animado a desarrollar y compartir su experiencia, creando entornos colaborativos de aprendizaje entre profesor/alumno y alumno/alumno.

El profesor debe adaptarse a las nuevas modalidades

Para el profesor, los nuevos entornos han traído consigo cambios sustanciales para la práctica pedagógica, una de los principales impactos que el docente deberá enfrentar es el cambio de una modalidad síncrona a una asíncrona, no poder ver a los alumnos e interactuar directamente con ellos puede llegar a ser frustrante si no se está dispuesto al cambio, es necesario en todo momento tener una amplia disposición a innovar, buscar métodos que prueben ser efectivos en la práctica y una actualización constante de sus conocimientos para poder utilizar al máximo las potencialidades de las herramientas que tendrá a su alcance..  El profesor debe cambiar su rol tradicional de ser el centro del conocimiento para convertirse en un guía, un curador de contenido, que ayudará al estudiante a asimilar el material al que estará expuesto, ambos, tanto profesor como alumno deberán trabajar conjuntamente para que el aprendizaje sea efectivo en la generación de nuevo conocimiento.  Onrubia (2005) identifica al profesor como ayuda en al aprendizaje virtual, por tanto, no es simplemente una cuestión de presentar información o de plantear tareas a realizar por parte del alumno. Es, esencialmente, seguir de manera continuada el proceso de aprendizaje que éste desarrolla, y ofrecerle los apoyos y soportes que requiera en aquellos momentos en que esos apoyos y soportes sean necesarios. (Aprender y enseñar en entornos virtuales. Pag 5).

La clave: motivación

Todo lo expuesto redefine por completo el proceso de enseñanza-aprendizaje en los entornos virtuales, según Mercé Gisbert (2002), el método pedagógico principalmente utilizado en la enseñanza en línea es el aprendizaje cooperativo, definido como un proceso de aprendizaje que enfatiza el grupo o los esfuerzos colaborativos entre profesores y estudiantes. (Acción pedagógica. Vol. 11, No. 1. “El nuevo rol de profesor en entornos tecnológicos”. Pag 58). Para poder ofrecer una experiencia efectiva, será necesario motivar el intercambio de experiencias entre los miembros participantes, creando redes de construcción colaborativa que generarán nuevo conocimiento, es por esto que se hace necesario establecer buenos canales de comunicación entre los alumnos, docentes y el equipo de trabajo aprovechando el uso de la tecnología como medio, esta tecnología debe garantizar facilidad en su uso y los recursos técnicos deben coordinarse e integrarse de manera efectiva.

Como conclusión, tanto profesores, equipo de trabajo y alumnos, deben formarse en el uso de las herramientas tecnológicas y adaptarse a los cambios metodológicos que eso representará en sus responsabilidades bajo este nuevo entorno.  La planificación y organización será un elemento clave para poder obtener resultados positivos.


Comentarios cerrados